Los acoples dentados Falk Lifelign (Tipo G) soportan altísimas cargas, gracias a su sistema de dientes triple-coronados. Esto a su vez protege a los equipos conectados de los impactos de carga así como de las fuerzas que pueden producir efectos de “latigazo” sobre ellos. Cuentan con una amplia gama de configuraciones.