Las unidades de mantenimiento sirven para que el aire que llegue a un sistema neumático sea de la mejor calidad posible: libre de humedad y partículas de suciedad, a una presión determinada y además, llevando consigo un poco de aceite limpio para lubricar el sistema.