La serie de motores Blue Chip ha sido diseñada para aplicaciones como: plantas químicas, papeleras, refinerías, procesadoras de alimento y otras áreas donde el ambiente requiera ciclos de trabajo de uso severo. Su eficiencia garantiza un extra retorno cuando se utilizan en aplicaciones de ciclo continuo y severo.

Incluyen: