Una junta dresser sirve para unir de manera rápida dos tuberías, sobre todo cuando estas se tienen que estar desconectando y reconectando con cierta frecuencia. El apriete entre ellas se logra al roscar los espárragos de sujeción de la junta, evitando así hacer la unión por medios más permanentes y engorrosos de remover.